Con la electricidad en casa, nada de chapuzas: cómo prevenir y actuar en el hogar.

Vivimos en hogares totalmente dependientes de la electricidad, y cuando falla tendemos a subestimar la avería. Se dan unos 8.000 accidentes eléctricos al año y pueden ser mortales. Cuanto más antigua es la instalación eléctrica, más peligroso es manipularla.

Tendemos a subestimar la avería y cuando ocurre un contratiempo eléctrico nos ponemos a manipular el enchufe o la caja de fusibles. Pero con la electricidad no se juega; los accidentes están ahí, y pueden ser graves. Del Informe DADO del Instituto Nacional de Consumo se puede deducir que cada año se producen en nuestro país 8.000 percances domésticos relacionados con la electricidad, el 0,5% de los accidentes domésticos. Las casas con mayor riesgo de sufrir accidentes eléctricos son las construidas antes de 1973, porque aún no se había redactado la norma que regula la seguridad de las instalaciones eléctricas. Se estima que seis de cada diez viviendas españolas, unos 15 millones de hogares, mantienen instalaciones eléctricas realizadas antes de ese año de referencia. Antigüedad que se convierte en mayor riesgo: el 86% de estas viviendas anteriores a 1973 registran deficiencias de seguridad inherentes al propio paso del tiempo y deficiencias estructurales que las sitúan a años luz de las exigencias legales de seguridad y consumo fijadas en el vigente Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión. Pero no todo termina ahí, las casas construidas entre 1973 y 1985 tampoco están exentas de peligro: no cuentan con interruptor diferencial, elemento clave que protege a las personas ante posibles fallos de la instalación eléctrica. Desde 1985 es obligatorio instalar el interruptor diferencial, que –para evitar accidentes– corta el suministro cuando se detectan fugas a tierra. Hay unos 16 millones de viviendas que tienen contratada una potencia insuficiente.Por eso, y mejor pronto que tarde, conviene que estas viviendas construidas antes de 1985 cambien su instalación eléctrica e incorporen un cuadro de mando y una protección equiparable a las de las casas edificadas a partir de ese año. No se trata de un arreglo menor ni de una empresa que pueda acometer un manitas, ni siquiera un aficionado a la electricidad. Para que una instalación eléctrica cumpla con las garantías de seguridad, quien haga este trabajo debe ser un instalador autorizado. También una instalación eléctrica moderna puede ser foco de problemas. Sobrecalentamientos, descargas, cortocircuitos e, incluso, incendios pueden originarse si la potencia contratada no se ajusta al consumo real de electricidad en un momento concreto del día. Se calcula que hay unos 16 millones de viviendas que tienen contratada una potencia insuficiente. El problema se agrava cuando esta situación se da en una vivienda de las de instalación eléctrica antigua, ya que la sucesiva conexión de aparatos modernos, algunos de los cuales precisan de una gran carga de corriente para funcionar, se ha realizado sin adaptar la instalación a la demanda de potencia actual. Si contratamos menos potencia de la necesaria, el interruptor de control de potencia (ICP) saltará siempre que se pongan en marcha a la vez demasiados aparatos lo que acaba causando problemas a la larga. Calculemos, sin apurar demasiado, cuántos aparatos podemos -como máximo y sin excedernos-, encender a la vez.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/2528537/0/problemas-electricidad/averia-enchufe-hogar/prevenir-actuar/#xtor=AD-15&xts=467263


Los centros comerciales ahorrarían más de 48.000 euros al año con una gestión eficiente de la energía, según un estudio

MADRID, 19 Ago. (EUROPA PRESS) –

Los centros comerciales ahorrarían entre 48.000 y 117.000 euros anuales en su factura eléctrica, dependiendo del tipo de centro comercial y de su ubicación geográfica, así como una reducción de emisiones CO2 entre el 21% y el 37%, según un estudio realizado por Creara en centros comerciales de España y Portugal.

Además, a este ahorro el estudio resalta el aumento que suponen los meses de verano que asciende a un 22% respecto a la factura mensual en el resto del año que es de 15.000 euros como promedio en los centros comerciales, según el estudio.

En este sentido, según el estudio, el ahorro potencial de consumo energético anual de un centro comercial se encuentra entre un 20 y un 35 por ciento, siempre y cuando se lleven a cabo las medidas de eficiencia energética y recomendadas a través de las auditorías energéticas. También, el estudio resalta el coste en los meses de verano que asciende a un 22% respecto a la factura mensual en el resto del año, con una subida de 15.000 euros.

Los autores del estudio han explicado que otro parámetro relevante a la hora de implantar un plan de gestión de la energía en un centro comercial es la optimización de la compra de electricidad. Asimismo explican que desde el departamento de Aprovisionamiento y Telemedida de Creara se plantea como solución de ahorro el seguimiento y control de consumo energético de los centros comerciales, que permite detectar consumos anómalos, corregir los desvíos y, teniendo todos estos datos, minimizar los costes energéticos mediante la negociación de precios con las compañías comercializadoras.

El socio y director de la oficina técnica de Creara, Alejandro Morell ha afirmado que “en los análisis de auditoría energética realizados a centros comerciales, los mayores ahorros se encuentran en la climatización, con un gran impacto en la refrigeración durante los meses de verano”. “Si bien es cierto que la iluminación, sobre todo la generada por luminarias incandescentes, genera calor y contribuye a elevar la temperatura de un local, lo que implica una mayor exigencia de refrigeración y, por tanto, mayores costes que además, en el caso de los centros comerciales, se prorratea a los locales”, afirma Morell.

El representante del Grupo Empresarial Lualca, José Carlos Marquina ha manifestado que “la optimización de los parámetros de suministro les ha permitido minimizar los costes energéticos en ambas instalaciones en un 11% y un 24% respectivamente, así como conocer en detalle otras medidas de ahorro potenciales y las curvas mensuales de energía activa y reactiva y demanda de potencia”.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest