¿Se pueden recargar las pilas no recargables?

Muchas de las pilas convencionales no recargables que empleamos en usos domésticos son susceptibles de una o varias recargas parciales después de su primera utilización.

Para ello, una vez agotado su primer uso y debidamente envuelta en un film transparente, de plástico, para aislarla de la humedad, podemos introducirla en un refrigerador o congelador a temperaturas inferiores a 0º C durante unas 24 horas.

Con ello, se logra que la polaridad del sistema se invierta y se recargue parcialmente la batería.

Desgraciadamente esta estrategia para la ampliación de la vida útil de las pilas no recargables es muy limitada por el bajo número de recargas efectivas y el escaso tiempo de uso de cada ciclo.

*Ricardo Díaz Martín es decano del Colegio Oficial de Químicos de Madrid, director del máster universitario en Energías Renovables CEU-San Pablo

pilas usadas

Fuente: ¿Se pueden recargar las pilas no recargables? | Buenavida | EL PAÍS.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest